" Sólo hay una forma de leer correctamente: leer con toda la piel expuesta al verbo"

" Sólo hay una forma de leer correctamente: leer con toda la piel expuesta al verbo"
" Sólo hay una forma de leer que me convence: leer con toda la piel y el alma expuestas al verbo" © Lucía Conde

28 diciembre 2016

Léeme



Suena la puerta.
Regresas cansado del trabajo,
el  traje de James Bond que me seduce,
y ese maletín de piel
que sé que acaricias en mi ausencia.
 
Estoy de vacaciones
y el día se me ha hecho
 una larga aventura en solitario.
 
Me sorprendes sumida
en el único mundo que consigue
sacarme de mí misma:
el barco de ese libro con sus letras,
con la historia de amor apasionado
que me moja las ganas lentamente.
 
Leo sobre la cama a mi manera:
con esa desnudez que me permite
vivir o morir en cada página.
 
Abres mi puerta y miras
el libro que se abre ante tus ojos
y exclamo: " Léeme..."
 
 
© Lucía Conde



19 noviembre 2016

Déjame que te bese...



Déjame que te bese.
 
Hoy quiero hacer de mi beso
un acto único.
 
Te daré en él todo el calor
que desprende mi cuerpo,
la palabra prohibida,
la humedad incesante,
el temblor del secreto,
el tesón del deseo,
la ansiedad de la sed,
el placer de la lluvia,
la suavidad de la piel
que se forja con caricias,
la tormentosa extensión
de mis caudalosas mareas.
 
Hoy quiero hacer de mi beso
un beso único e irrepetible.
 
Será el beso que lleve
todos los besos juntos:
los que doy a tu cuerpo
milímetro a milímetro,
los que dejo en tu cuello
y te encienden despacio,
los que juegan traviesos
en tu espada desnuda,
los que prenden mi vulva
en tus labios.
 
Déjame que te bese...
 
© Lucía Conde

29 octubre 2016

Préstamo a corto plazo ( o eso espero)


Para todo ese tiempo en que la vida
nos arrastra por mundos paralelos
que no pueden tocarse, yo te pido:
préstame tu camisa... tengo frío.
 
Quiero bajo tu ropa ser más tuya
añorando tus manos en mi cuerpo,
esa manos que fueron y hoy no están
y que exploran invisibles mi deseo
a través de mi tacto serpenteante.
 
( Es tu ropa tu piel en tu ausencia
y en presencia de ti, tu otro yo).

Con tu prenda ya mía , amor lejano,
abrigando mis cumbres y el recuerdo,
con el tacto de la seda siendo piel
que acaricia poco a poco mi jadeo,
se oirán las campañas de mi gloria
incapaz de abrocharme la lujuria.

© Lucía Conde

15 agosto 2016

Momentos mágicos


 
Medianoche, está oscuro
 y tus dedos
se deslizan tiernamente
por mi universo.
 
Medio dormida gimo
mientras tu boca susurra
palabras- caricia
muy cerca de mi oído
y mi cuerpo se abre
con gozo a tu tacto.
 
Mi piel se calienta y espera
impaciente y lasciva
tu entrada triunfal,
empapados por completo
los márgenes de mi cauce.
 
Adoro tu caudal en mis entrañas,
los segundos que siguen
y el gemido al unísono.
 
Al despertar no sé nunca
si fue un sueño,
pero no importa.